Salón de la Fama

Miembros

Nombre
Deporte
Alvaro Facio Segreda
Natación
1969

Nació en la zona atlántica el dí­a 16 de setiembre de 1921. Desde muy niño se distinguió en la práctica de deportes acuáticos. Fue Campeón Nacional de Saltos Ornamentales desde trampolí­n, estableciendo marcas que se mantienen insuperables por más de 23 años.

Habiéndose trasladado a los Estados Unidos para realizar estudios profesionales en Ingeniería, su participación en torneos estudiantiles le valieron el que se le considerara entre los mejores clavadistas del paí­s entre 1944 y 1946. Inclusive, en 1945 obtuvo el tí­tulo de Campeón de la N.A.A.U., compitiendo contra figuras de primer orden como Sammy Lee y Joaquí­n Capilla.

En 1946 participó en el Campeonato Centroamericano y del Caribe, celebrado en Colombia, obteniendo el tí­tulo de Subcampeón.

Federico Iglesias Amador
Natación
1973
Nació el día 28 de octubre de 1948. Se le considera como el prototipo del verdadero "sportman", ejemplo de coraje, tenacidad y hombría. Sus actuaciones siempre maravillaban por el espíritu de lucha y deseo de triunfar con que rubricaba sus participaciones. 

Desde que comenzó a competir en natación, siendo un niño bajo las órdenes de Alfredo Cruz Bolaños, demostró ser un deportista nato y versátil, dominando ampliamente todos los estilos de natación, aunque su especialidad fue el estilo mariposa. En el año 1961 en El Salvador, obtuvo el título de Subcampeón Centroamericano y del Caribe en la prueba de 100 metros estilo mariposa. Sin embargo, debido a una grave enfermedad que padecía se vió impedido de volver a competir. Delicadas operaciones quirórgicas lo incapacitaban de poder entrenar; a pesar de lo cual volvió a nadar y a ganar en Cali-Colombia, el Subcampeonato Centroamericano y del Caribe de Natación estilo mariposa en 1965.

Ese último gran triunfo, conquistado un año antes de morir, puso de manifiesto su indomable espíritu de lucha y coraje sin límites.

Federico Yglesias Amador falleció en setiembre de 1966.
Alfredo Cruz Bolaños
Natación
1988
Nació en San José el día 28 de noviembre de 1918. Inicia su carrera deportiva conjuntamente con la carrera profesional al regresar de los Estados Unidos en 1938, convirtiéndose en el primer costarricense graduado en Educación Física; habiendo realizado sus estudios en el George Williams College y la Universidad de New York. Practicó con mucho éxito varios deportes como atletismo, fútbol, baloncesto, boxeo y natación; siendo el introductor en el país de éste deporte a nivel formal a partir del año 1944, cuando inicia la formación de jóvenes nadadores en la antigua piscina conocida como la "Pila Volio". En 1946 funda el Instituto Nacional de Educación Física de Costa Rica, introduciendo la enseñanza de deportes como el voleibol, traído por él y por supuesto la natación. Promueve la restauración de los Juegos Deportivos Intercolegiales en 1952, la construcción del Gimnasio Nacional y la remodelación del Balneario Público de Ojo de Agua.
 
Dentro de sus muchos méritos, está el haber planificado la llamada "Carrera de la Antorcha", tradicional evento que commemora la Independencia de Centroamérica. Fue uno de los principales artífices del rescate del llano de La Sabana para dedicarlos a la práctica del deporte, transformándose en Parque Recreativo; así como sus edificios, de donde obtuvo la actual sede la Federación Costarricense de Fútbol.
 
Su nombre está ligado a múltiples esfuerzos e iniciativas a nivel nacional como lo son la realización anual del torneo de tensis "Copa del Café", la Vuelta Ciclística a Costa Rica, fundación de la Galería Costarricense del Deporte, el Comité Olímpico Nacional, del que fue miembro etc. Internacionalmente ha participado en diversos foros sobre deporte, recreación y educación física; teniendo buena parte de responsabilidad en la actual estructura académica que ofrece la Universidad de Costa Rica en el área deportiva.
 
Alfredo Cruz representa para Costa Rica un verdadero pionero y baluarte del deporte de ayer, hoy y siempre.
María del Milagro París Coronado
Natación
1993
Nació en la ciudad de San José el 20 de mayo de 1961. Inicia su brillante carrera deportiva a los 8 años de edad, participando por primera vez en el Torneo de Novatos del Country Club, celebrado en ese año 1969 y obteniendo el primer lugar en la categoría pre-infantíl. 

Integra el club de natación del Colegio La Salle, pasando en 1972 a formar parte del equipo del Club Cariari. Parte de la experiencia de éstos años lo constituye el haber ganado el Campeonato Nacional de Natación, manteniendo el título hasta 1980, En 1973 se hizo acreedora de ganar un importante torneo de su club contra el equipo panameño Club Internacional, imponiendo el primer récord nacional en una piscina de 50 metros.

A nivel internacional, participa en noviembre de 1973 en el torneo CCCAN, realizado en Ibagué-Colombia, ganando 4 medallas: una de oro, dos de plata y una de bronce. Ese mismo año compite en 14 eventos en los Primeros Juegos Centroamericanos en Guatemala, obteniendo 13 medallas de oro y una de plata.

Esta hazaña representó para María del Milagro París, el punto máximo de su carrera deportiva al haberse declarado como "La Mejor Atleta de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Natación", "Mejor Nadadora del Año en Costa Rica", "Atleta del Año de Costa Rica", y "Mejor Atleta de Centroamérica", distinción otorgada por la Asociación de Periodistas y Locutores Deportivos de Guatemala.

Entre 1975 y 1980, participa y gana importantes eventos como el CCCAN en México 1975, logrando un quinto lugar estilo mariposa y se le declara como la "Mejor Nadadora de Latinoamérica". En 1977 tiene una gran actuación en El Salvador y en Berlín-Alemania, donde gana un décimo lugar en los 100 metros mariposa. En 1980 participa en un torneo en Jamaica con excelente resultado, siendo seleccionada nacional para asistir a los Juegos Olímpicos de Moscó, donde clasifica para la final A y obtiene un sétimo lugar.

María del Milagro París se retira de la natación en 1983 para dedicarse a sus estudios, completando tiempo después el Doctorado en Medicina y Cirugía.
Claudia Poll Ahrens
Natación
1998
El 21 de diciembre de 1972, nace la ondina Claudia Poll Ahrens, en la ciudad de Managua, en el seno del hogar formado por don Leonardo Poll y doña Thea Ahrens de Poll.

Poco tiempo después, el matrimonio Poll Ahrens decide trasladarse a Costa Rica, donde fijarán, en forma definitiva, su residencia.

En 1979 la pequeña Claudia contaba con 7 años de edad, es entonces cuando su madre decide inscribirla en las clases de natación que imparte el profesor Francisco Rivas, en el Club Cariari. De esta forma, daba inicio el proceso deportivo más brillante en la historia de Costa Rica.

Aquella niña dio muestras de tener excelentes cualidades innatas para la natación, era un diamente en bruto que debía pulirse para lograr un exquisito resultado. Estos signos fueron captados de inmediato por su entrenador, quien se dio a la tarea de moldear a una gran campeona.

No pasó mucho tiempo para que la pupila comenzara a brillar en las diferentes competencias nacionales.
El nombre de Claudia se convertía, de inmediato, en sinónimo de triunfo.

Al lado de su equipo y de la Selección Nacional de Natación cosechó grandes triunfos, al punto de llegar a ser la poseedora de 49 récord nacionales.

1989 podría señalarse en la carreta deportiva de Claudia, como el año en que el mundo comienza a sentir el reinado de una futura campeona, proveniente de un pequeño país esclavo en el corazón de América.

En ese mismo año obtiene 7 medallas de oro en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Natación (CCCAN), 7 récords del torneo y entra por primera vez en el Ranking Mundial, en la prueba de 200 metros libre.

Un ejemplo de tenacidad y lucha, características que sobresalen en la vida de Poll Ahrens, lo encontramos en 1991.

Durante ese año, asiste al Campeonato Mundial Pan Pacífico de Natación, en Edmonto, Canadá.
Lamentablemente, producto de un accidente, se quieba la mano izquierda algunas semanas antes del inicio del torneo.

Muchos pensaron que Claudio desistiría de nadar en los Pan Pacíficos, en vista de que su condición no era la mejor. Sin embargo, ello no fue obstáculo para la ondina, quien decide competir con su mano vendada y clasifica en el sexto lugar de los 400 metros libre y en el octavo lugar en los 800 metros libre.

La oportunidad vendría en 1993, con el nuevo Campeonato Pan Pacífico, esta vez en Kobe, Japón.

Con una gran preparación y motivación, producto de su entrenador Francisco Rivas y con el espíritu de lucha que siempre la caracteriza, gana medalla de oro en los 200 metros libre, medalla de plata en los 400 metros libre y medalla de bronce en los 800 metros libre.

Hay que resaltar que Claudia Poll se convierte en la primera latinoamericana, en la historia de los Campeonatos Pan Pacíficos, en ganar una medalla de oro.

Al año siguiente, en 1994, asiste al VII Campeonato Mundial de Natación que se celebra en Roma, Italia.

Una página más de gloria escribiría Claudia en la historia deportiva de Costa Rica. Por primera vez una costarricense gana, en un Campeonato Mundial, una medalla de bronce en los 200 metros libre, una medalla de bronce en los 400 metros libre y clasifica en sétimo lugar de los 800 metros libre.

A su vez, asiste a los Juegos de la Buena Voluntad en San Petersburgo, Rusia, para llevarse una medalla de oro y establecer nuevo récord en los 200 metros libre y medalla de plata en los 100 metros libre.

Cada día, cada mes, cada año que pasa, el nombre y el prestigio de Claudia Poll va tomando resonancia mundial, al punto de ser invitada a los torneos más importanes que se realizan en todo el mundo. La presencia de Claudia, en cualquier evento, se convierte en sinónimo de orgullo para los organizadores.

Así las cosas, llega 1995. La ondina costarricense es invitada al Campeonato Mundial de Piscina Corta, a realizarse en Río Janeiro, Brasil.

El primer elemento que coloca Claudia en su equipaje, es el deseo de hacer bien las cosas, a la par del factor motivacional que su entrenador le tiene preparado.

El resultado y la sorpresa no se hacen esperar. Aunque suene redundante en la carrera de Claudia, pero hay que decirlo: por primera vez en la historia de nuestro país, una costarricense obitne el récord mundial, colocando a Costa Rica a la cabeza de grandes potencias de la natación y haciendo ondear el Pabellón Nacional en todo el orbe.

Con un tiempo de 1:55"42, Claudia Poll es la poseedora del récord mundial de los 200 metros libre en piscina corta.

No satisfecha con el resultado anterior, obtiene otra medalla de oro y nuevo récord del torneo en la prueba de los 400 metros libre.

Al celebrarse los Juegos Olímpicos en la ciudad de Atlanta. Estados Unidos, en 1996. Costa Rica se hace presente con una pequeña delegación, donde sobresale la figura y la trayectoria de Claudia.

Pasarán muchos años para que los costarricenses que presenciaron esta hazaña puedan vivir algo semejante o puedan diluir en su memoria y en su corazón las emociones y los sentimientos vividos con motivo de la gran actuación de esta joven atleta.

En Atlanta, Claudia Poll le obsequia a sus compatriotas la primera medalla de oro que una costarricense gana en estas competencias.

Las imágines que la televisión transmitió al mundo donde se mostraba a Claudia en la piscina, nadando emocionada con una pequeña bandera de Costa Rica, momentos después de su triunfo o tratando de cantar el Himno, Nacional, durante la premiación, calaron en lo más profundo de los corazones de todo un pueblo agradecido con esta gigante de la natación.

Después de las Olimpiadas, lejos de pensar en el retiro, Claudia decide quedarse en las piscinas pues considera que todavía tiene mucho que ofrecer.

Además, hace los mejores tiempos de su vida durante el Campeonato Pan Pacífico, cronometrando 1:57"48 en los 200 metros libre, con medalla de oro, 4:06"56 en los 400 metros libre, con medalla de oro y 8:29"05 en los 800 metros libre, con medalla de plata.

También se corona Campeona en la categoría de largas distancias y segundo lugar en cortas distancias en la Copa Mundial de Natación, organizada por la FINA y celebrada en Hong Kong, Beijing, Imperia y París.

En este año se da el lujo de romper su propio récord mundial de los 200 metros libre y acumular otro más en los 400 metros libre.

Ello sucede durante el Campeonato Mundial de Natación en piscina corta, llevado a cabo en Goteborg, Suecia.

Su récord anterior en los 200 metros libre estaba en 1:55"42, mientras que con su nueva marca registra 1:54"17. El tiempo de los 400 metros libre queda en 4:00"03.

Por todo lo anterior, la revista Swimming World la declara la mejor nadadora de 1997.

A inicios de 1998 gana medalla de oro en un Campeonato en Perth, Australia y el segundo lugar en la categoría de largas distancias y el tercer lugar en las cortas distancias de la Copa Mundial de Natación FINA, celebrada en Brasil, Suiza, Italia y Francia.

A lo largo de su exitosa carrera, Claudia Poll ha participado en 150 Torneos, ha nadado 785 eventos, posee 3 récords mundiales, ha roto 137 récords y suma 580 medallas y 43 trofeos ganados.
Francisco Rivas Espinoza
Natación
1998
Francisco Rivas nace en Santa Cruz de Guanacaste, el 6 de diciembre de 1949.
Desde muy niño se traslada a San José junto con su madre, la señora Marta Espinoza Angulo.
Realiza la educación primaria en la Escuela Dante Alighieri y la secundaria en el Liceo Justo A. Facio. Finalmente, los estudios universitarios en la Universidad Nacional (UNA).

Los primeros pasos en la natación lo da al lado de su maestro, el señor Alfredo Cruz Bolaños, en cuyas piscinas aprende los secretos del deporte húmedo.
Fue nadador durante diez años, cuenta innumerables éxitos en su carrera, entre ellos, ser declarado en 1961 como el Mejor Nadador del Año, con tan sólo 12 años de edad. También integró la Selección Nacional de Natación desde 1961 hasta 1969.

Su labor como entrenador de natación comenzó en 1970 y hasta la fecha se ha convertido en el entrenador de natación más exitoso de América Latina.
Sus triunfos le han llevado a dictar conferencias y clínicas de natación en toda Centroamérica y a ser reclutado como profesor en la Escuela de Ciencias del Deporte, de la Universidad Nacional.

Gracias a su tesonero trabajo, Costa Rica logró obtener la primera Medalla Olímpica en la historia de estas justas.
El hecho se verificó en 1988, durante los Juegos Olímpicos en Seúl, Korea, con la nadadora Sylvia Poll en la prueba de los 200 metros libre.
Esto hace que la Municipalidad de San José le nombre Cuidadado Distinguido y le otorgue una condecoración.
A lo largo de sus 27 años de carrera, el Círculo de Periodistas y Locutores Deportivos le ha designado entrenador del año en 11 ocasiones.

Tres piscinas de 50 x 25 metros llevan el nombre de Francisco Rivas: una de ellas en Guápiles, ubicada en el Hotel Suerre y dos en San José, entre las que sobresale la del Club Cariari, entidad con la que trabaja desde 1972 hasta la fecha.

Entre sus logros cuenta ser el único entrenador de haber logrado clasificar nadadoras costarricenses en el Ranking Mundial de Natación, como es el caso de María del Milagro París, Sylvia Poll y Claudia Poll.

Como muy bien lo señala el propio Rivas Espinoza: "los campeones no nacen, se hacen", y en estos 27 años de trabajo ha modelado a las mejores nadadoras de Centroamérica, y en el caso de Claudia Poll, la mejor nadadora de América Latina.

Ha participado en 6 olimpiadas con muy buen resultado. En 1976, en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá, alcanzó el décimo lugar en los 100 metros mariposa, con María del Milagro París. En 1980, en los Juegos Olímpicos de Moscú, URSS, obtuvo el sétimo lugar en los 100 metros mariposa, también con María del Milagro París. En 1984, en los Juegos Olímpicos de Los Angeles, Estados Unidos, con el nadador Andrey Aguilar. En 1988, en los Juegos Olímpicos de Seúl, Korea, medalla de plata en 200 metros libre, quinto lugar en 100 metros libre y sexto lugar en 100 metros dorso, con Sylvia Poll.

En 1992, en los Juegos Olímpicos de Barcelona, España, sétimo lugar en 200 metros dorso y décimo lugar en 100 metros dorso, con Sylvia Poll; y en 1996, en los Juegos Olímpicos de Atlanta, Estados Unidos, medalla de oro en 200 metros libre y quinto lugar en 400 metros libre, con la nadadora Claudia Poll.

En los Campeonatos Mundiales de Natación en piscina larga ha estado presente en 6 ocasiones, desde 1975 hasta 1998. Mientras que también registra 2 Campeonatos de Natación en piscina corta, donde ha logrado que su pupila, Claudia Poll, gane tres récord mundiales.

Innumerables son los torneos de Francisco Rivas, donde destacan 4 Campeonatos Pan Pacífico, 4 Juegos Panamericanos, 5 Juegos Centroamericanos y del Caribe, 4 Juegos Centroamericanos, 9 Campeonatos Centroamericanos y del Caribe, 10 Campeonatos Centroamericanos, una participación en los Juegos de la Buena Voluntad y 3 Copas Mundiales de la FINA.

Dentro de las características más significativas de este guanacasteco, se encuentra el hecho de que, a pesar de haber recibido gran cantidad de ofrecimientos para enseñar natación en prestigiosas universidades del exterior, nunca ha aceptado tales propuestas, porque lleva enclavado en su corazón los colores blanco, azul y rojo del Pabellón Nacional y de la tierra que le vio nacer.
Sylvia Poll Ahrens
Natación
2000
Sylvia Poll nació el 24 de setiembre de 1970, en la ciudad de Managua, Nicaragua, dentro del hogar formado por don Bernardo Poll (de grata memoria) y doña Thea Ahrens. Obtuvo la nacionalidad costarricense el 13 de marzo de 1986.
 
Dio sus primeros pasos en el deporte húmedo, cuando sus padres la inscribieron en el programa de natación del Club Cariari, en 1979.
 
Lo que en un principio sería una alternativa para el aprovechamiento de su tiempo libre, poco a poco se transformaría en uno de los aspectos más importantes de su vida.
 
Sin saberlo, aquella niña fogosa llegaría a escribir una de las páginas más importantes de toda la historia deportiva de Costa Rica y a dejar su huella indeleble para todas las generaciones de costarricenses.
 
Fue en 1983 cuando su entrenador, Francisco Rivas, le propuso transformarse en una atleta de alto rendimiento. Dejar de ver la natación como un juego para convertirla en un estilo de vida.
 
Un año después comenzaron a surgir los frutos. En los Juegos Centroamericanos de Guatemala, en 1984, Sylvia se haría acreedora a 4 medallas de oro en las pruebas de los 100 metros libre, 200 metros libre, 100 metros dorso y 200 metros combinado.
 
Sin embargo, no siempre el camino es fácil para los grandes, sobre todo, cuando los obstáculos provienen de elementos exógenos a su plan de entrenamiento.
 
El año de 1985 es un año de malos recuerdos para esta ondina, quien vio frustradas sus intenciones de participar en el CCCAN de México, cuando por un error de la Federación Costarricense de Natación no fue inscrita en las 4 pruebas que pensaba nadar.
 
Pero la vida siempre reversa una estrella para aquellos que saben perseverar y quienes no dan fácilmente el brazo a torcer.
 
Al año siguiente, en el mes de junio, se levanta victoriosa con 10 medallas de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en República Dominicana, y dos meses más tarde, un sexto lugar en la prueba de 200 metros libres, del Campeonato Mundial de Natación, en España.
 
El mundo entero conocería a aquella joven de 15 años, la cual se perfilaba como una de las principales promesas de esa disciplina.
 
Gracias al trabajo realizado en 1986, ingresaría, por primera vez, al ranking mundial, un logro que solo había obtenido antes la nadadora María del Milagro París.
 
Más satisfacciones tenía reservado el año de 1987 para Sylvia Poll. En los Juegos Panamericanos de Indiannápolis cosecharía un total de 8 medallas (tres de oro, tres de plata y dos de bronce). Esto le valdría el ser declarada como la Mejor Atleta Panamericana.
 
Pero el punto clímax de la carrera de Sylvia llegaría en el año de 1988. Ese año, en Seúl, Corea, se llevarían a cabo los Juegos Olímpicos.
 
La ondina se encontraba empatada en el primer puesto del ranking mundial, con la nadadora alemana Kristin Otto, en la prueba de los 100 metros dorso.
 
No obstante, Francisco Rivas quiso sorprender al mundo y preparó a Sylvia para competir, además, en la modalidad de libre.
 
Los resultados en los 100 metros dorso no fueron del todo satisfactorios. El agua se filtró en los anteojos de la costarricense y ocupó el sexto lugar en la final. Sin embargo, ya Sylvia había superado a María del Milagro París, quien en Moscú obtuvo el sétimo lugar en la modalidad de mariposa.
 
El 20 de setiembre de 1988, ella nadaría la final de los 200 metros libres.
 
Con paso franco y con el apoyo de su entrenador, quien la motivó desde la orilla de la piscina con un voluminoso letrero que decía “Vuela Sylvia, vuela”, esta gran atleta logró convertirse en la primera deportista costarricense que subió al podio olímpico y que provocó que el Pabellón Nacional ascendiera, también por primera vez, en una Olimpiada.
 
Su tiempo de 1:58:67 la colocó entre las alemanas Heike Friedrich (oro) y Manuella Stellmach (bronce).
 
Esa medalla de plata, obtenida por Sylvia en Corea, hizo que 52 años después de que Costa Rica interviniera por primera vez en unas Olimpiadas (Berlín 1936); entráramos al vasto libro de ganadores y formáramos parte del concierto mundial del deporte.
 
En 1991, durante los Juegos Panamericanos de Cuba, de nuevo demostró ser la mejor de América Latina al ganar la medalla de oro en los 100 metros dorso e imponer un nuevo récord continental, con un tiempo de 1:03:15.
 
Durante el Campeonato Mundial de Australia obtuvo un segundo lugar en los 50 metros dorso y un sexto lugar en los 100 metros dorso.
 
Para las Olimpiadas de Barcelona 92 resulto quinta en los 200 metros dorso.
 
Durante su carrera, Sylvia rompió un total de 290 récords, de ellos 180 son nacionales, 24 corresponden al torneo CCCAN, 10 son Centroamericanos, 5 Panamericanos y 57 de otros torneos.
 
Nadó 635 eventos en 115 competencias.
 
Sus tiempos le permitieron aparecer en el ranking mundial de la natación en 66 oportunidades y sus triunfos le depararon 612 medallas y 90 trofeos.
 
Fue Seleccionada Nacional 11 veces, desde 1981. Además, se le declaró como la Mejor Deportista Costarricense en 1986, 1987 y 1988, al igual que la Mejor Deportista de la Década de los 80”s.
 
Resultó electa como la Mejor Atleta de América en dos oportunidades (1987-1988) y una vez, como la Mejor en el ámbito Panamericano (1987).
 
Sylvia se retiró de las competencias el domingo 13 de febrero de 1994, no obstante, su recuerdo, sus triunfos y su imagen han quedado grabadas para siempre en la historia y en el corazón de Costa Rica.
 
Actualmente, ella es una exitosa profesional que se desempeña en el campo de las Relaciones Públicas.
 
Ingresa a la Galería Costarricense del Deporte el 19 de diciembre del año 2000.
Erick Zumbado Mora
Natación
2006
Erick Zumbado nace en el Hospital Rafael Angel Calderón Guardia, un 26 de julio de 1974, en el matrimonio constituido por Eliécer Zumbado Lara y Aracelly Mora Gamboa.
 
Cuanta su madre que, cuando Erick nació, ella no notó nada extraño en el niño.  Pero si le llamaba la atención los cuchicheos de quienes llegaban a verlos al hospital.
 
A los pocos días, cuando madre e hijo fueron dados de alta, apareció don Eliécer con el gesto descompuesto.
 
Durante la noche, en medio de una gran congoja, contó a su esposa la noticia que acababa de recibir y que, insólitamente, los médicos no les revelaron el día del parto.  Erick tenía Síndrome de Down.
 
La noticia dio un vuelco total a sus vidas.  Ella terminó dejando su trabajo como secretaria en el Ministerio de Gobernación, para dedicarse por completo al cuidado de su hijo.
 
Todos los días, desde Vuelta de Jorco, en Aserrí, doña Aracelly y Erick tomaban dos autobuses para ir al Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Guell, en Guadalupe.
 
Concluida esta primera etapa, vinieron las luchas para conseguir una escuela con aula diferenciada, de modo que el niño recibiera un trato justo.  Fue así como fue aceptado en la Escuela Miguel Obregón, en Tibás y más tarde, en la Escuela Santa Marta, en La Y Griega.
 
A los 14 años, el matrimonio Zumbado, decidió matricular al joven, en un programa de natación recreativa, que había inaugurado la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Nacional.
 
Heriberto Céspedes, quien en ese momento se desempeñaba como Subdirector de la Escuela de Ciencias del Deporte, fue quien detectó las destrezas del muchacho.
 
Luego de algunas exploraciones cardiacas y placas en las vértebras del cuello, la gran aventura dio inicio.
 
A partir de ese momento, la vida de la familia Zumbado cambió.
 
De lunes a sábado se levantan de madrugada.  Erick viaja hasta Desamparados, a trabajar en el Taller Laboral de Industrias de Buena Voluntad, luego se desplaza hasta El Barreal de Heredia, donde debe nadar 3,700 metros.  Cuando el día casi termina, Erick emprende el camino de regreso a su casa.
 
Sin embargo, este sacrificio pronto daría resultados.
Marcela Cuesta Jiménez
Natación
2017
Todavía cuenta con 7 records nacionales, aún vigente, desde 1983. En sus especialidades en los estilos mariposa y libre tiene vigente el record de la categoría 11-12 años en la prueba de 100 metros mariposa con un tiempo de 1:06:88, en 100 metros libre con 1:00:10 y 200 libre con 2:10:24, así como en 200 metros combinado individual con 2:31:24, todos impuestos en 1985. De su cosecha de récords, además continúan vigentes desde 1986, su registro en 100 metros mariposa de 1:04:22. En 1986, inicia el ciclo olímpico, consagrándose como “la Reina” de los III Juegos Centroamerica nos realizados en Ciudad de Guatema-la al conquistar 10 medallas, de las cuales 7 fueron de oro y 3 de plata.

Ese mismo año en los XV Juegos Centroamericanos y del Caribe, en San-tiago de los Caballeros, República Dominica, lo- gra ganar dos medallas de oro junto con el equipo de relevos en las pruebas de 4 x 100 libre y 4 x 100 combi- nado. En 1987, forma parte del equipo de natación en los X Juegos Panamericanos.
En el año 1969 se crea la Galería Costarricense del Deporte, cómo una forma de perpetuar en la memoria colectiva nacional, el vivo recuerdo de aquellos deportistas consagrados de todos los tiempos, máximos exponentes de la mayoria de disciplinas deportivas que se practican en el paí­s.